Zaragoza, Pue.- El presidente municipal, José Tobías Ramiro Haquet, inició una jornada de gestión ante el gobierno del estado, la Federación y el Congreso de la Unión, para que al municipio le autoricen la construcción y la operatividad de un Centro de Salud con Servicios Ampliados (CESSA)  que, en el proyecto, requiere de una inversión de 20 millones de pesos.

Tener servicios médicos y de salud en la capacidad que demanda su municipio es una prioridad justificada, pues, dice el alcalde sin dramatismo, pero muy preocupado que, en materia de salud, Zaragoza es uno de los municipios más rezagados del estado. Solo tiene dos centros de salud comunitarios, los cuales -admite- están en el abandono y, sin menoscabo del esfuerzo que se hace para atender a la población, la atención primaria a la salud es deficiente.

Ramiro Haquet, comentó que paralelamente a la gestión que inició para la construcción del CESSA, solicitó el apoyo del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (SEDIF) para instalar en Zaragoza una Unidad Básica de Rehabilitación, cuyo servicio ya es prioritario para su pueblo. Pero antes, acota, debe construirse el inmueble y, para ello, ya tiene un predio con la documentación en regla, en la zona nororiente del municipio, sólo falta que el gobierno federal destine un presupuesto para este edificio.

Por ello el alcalde acudió a pedirle el apoyo a la senadora Nancy de la Sierra, a fin de que su proyecto se suscriba al Presupuesto de Egresos de la Federación. La legisladora, que estuvo en Zacapoaxtla para presentar un informe de su trabajo en el Sedado, le informó que ya no pueden gestionar obras ni asignar recursos a proyectos, y se ofreció enviar su petición a la Secretaría de Salud.

La respuesta no desmoralizó al ingeniero José Tobías Ramiro. Explica que con el apoyo de los directivos de las escuelas se levantó un censo de la población escolar con alguna discapacidad y tienen registrados a 350 infantes, y muchos de ellos deben acudir a las unidades de rehabilitación de Tlatlauquitepec y Atempan. Con esa población discapacitada, destaca, se justifica plenamente la construcción de la Unidad Básica de Rehabilitación, además de que marca la necesidad de abrir un Centro de Atención Múltiple en Zaragoza.

“Ya atendemos varios casos y tenemos que apoyarlos con el traslado al Centro de Rehabilitación Integral (CRI) de Puebla y al Hospital del Niño Poblano, pero es desgastante para las familias, que nos han estado insistiendo que necesitan rehabilitar a sus hijos más cerca, porque para ellos es muy difícil incluso ir a otros municipios, por lo que para nosotros la UBR ya es una prioridad que tenemos, para apoyar a quienes presentan alguna discapacidad en nuestro municipio”, ilustró el alcalde.

El presidente municipal recordó que objetivo de los centros de Atención Múltiple (CAM) es atender a niños en edad escolar con alguna discapacidad que requieren de apoyo educativo especial para avanzar en su proceso de aprendizaje, razón por la cual con un censo de 350 infantes con necesidades especiales ya es, técnicamente, imperioso que la Secretaría de Educación Pública del estado (SEP Puebla) les apoye a instalar aquí un CAM.

Ramiro Haquet, en entrevista con Sierranorte, agradeció el respaldo que le han dado los maestros, los padres de familia y el personal médico del Centro de Salud que opera en Zaragoza, para cumplimentar los proyectos en gestión, los cuales, de conseguir que el gobierno federal los presupueste, podrían atender también a las comunidades aledañas de los municipios circunvecinos, como La Libertad, Ixtacapan, Ocotlán, Cuautlamingo y Oyameles.

Por último, José Tobías Ramiro, como presidente municipal, aprovechó para extender su gratitud a la presidenta del Sistema Municipal del DIF en Atempan, Ana Luisa Díaz de Herrera, quien, reconoció, les ha brindado todas las facilidades para que las personas de Zaragoza que requieren de la rehabilitación y la asistencia especializada, sean atendidas de inmediato en la UBR Atempan. //Sierranorte /Sierranorte Digital.
Urgente, que Zaragoza supere rezagos en salud pública, pide Ramiro Haquet