Eric Martínez Méndez / sierranorte.tez@gmail.com
Eric Martínez Méndez / sierranorte.tez@gmail.com
Estrella de 5 Puntas
Eric Martínez Méndez

TLATLAUQUI ANTORCHISTA
Si el Movimiento Antorchista mantiene su ritmo de crecimiento en las comunidades de Tlatlauquitepec, su
presencia en las urnas en los comicios del 2018 será determinante. No es mera especulación, datos duros
anuncian ya este poderío que se contrasta aún más en una zona donde organizaciones políticas, civiles o sociales
sólo existen de membrete.
La expansión territorial antorchista en las juntas auxiliares de Tlatlauquitepec se justifica plenamente en las
aportaciones que la organización hace en la zona rural, donde atiende las prioridades de las familias más pobres
y lo ha hecho con esmero, puntualmente dicho, desde la llegada a la dirigencia regional del abogado Jorge
Hernández Lorenzana.
Debe indicarse que el aumento de las filas antorchistas tampoco es inercial. El Maestro Aquiles Córdova
desarrolla una estrategia nacional desde la cual han salido a buscar a la gente más pobre, con el programa 1X1X1,
y el resultado en cada región del país es positivo no obstante que en cada localidad las tácticas de organización
aplicadas sean diferentes, como ocurre ya en las comunidades de Tlatlauquitepec, donde Hernández Lorenzana
construye un nuevo liderazgo social muy nacionalista.

NUEVA CARTA GEOGRÁFICA
Para su consumo y porque el Movimiento Antorchista siempre influye en los procesos electorales, debe tomar
en cuenta la nueva geografía política que en el municipio tlatlauquense está construyendo Hernández
Lorenzana. En una reunión informativa el dirigente regional aceptó revelar la expansión territorial en su justa
dimensión, cuyo mapa señala el posicionamiento de la organización en 21 comunidades.
Con más detalle, dijo que los grupos antorchistas bien establecidos, con método de trabajo, proyecto y
resultados se ubican en las comunidades de Gómez Poniente, Gómez Oriente, Gómez Sur y Ocota de la región
de Gómez Tepeteno, así como en El Canal, Calatepec, San José, La Unión, Buena Vista y Macuilquila de la región
de San Agustín Chachaltzin, además de El Mirador, Tochimpa, Tatauzoquico, Acamalota y Ocotlán de la zona
centro, y también en Tepetzintla, La Primavera y Túnel 2 de la zona de Mazatepec.
La revelación de este crecimiento puede alegrar a muchos, en especial a quienes ya reciben los beneficios de
militar en la organización de los pobres más grande del país. También es un mensaje claro para aquellos que
buscan un puesto de elección popular en las elecciones de 2018, ello en función de que el Movimiento
Antorchista es una organización que sabe establecer alianzas políticas y cumplir los compromisos pactados, de
los cuales puede dar razón el PRI, un partido con el cual han compartido escenarios sin la obligación de militar
en sus filas.

CRECE CON CRECES
El otro factor de crecimiento que tiene la organización y que vale la pena mencionar, es el resultado de las
gestiones que hace el grupo de legisladores antorchistas. Los recursos adicionales que les han bajado a los
municipios, directamente para obras y acciones que benefician a los grupos más vulnerables de las zonas
marginadas del país, son muy importantes y motivadores para quienes su voz no se escucha y solo cuentan a la
hora de votar.
Puesto en perspectiva, en esta región y concretamente en el cuadrante que conforman los municipios de
Tlatlauqui, Chignautla, Ayotoxco, Xiutetelco y Teziutlán, los recursos para obras y acciones que gestionaron los
diputados propician que muchas familias se afilien al antorchismo luego de comprobar que los apoyos sí llegan.
Los fondos de la SEDATU y del Presupuesto de Egresos de la Federación han sido una herramienta que Antorcha
usa con bastante habilidad para dignificar la vida de muchos pobres desde sus hogares.
El Maestro Aquiles Córdova en Puebla dejó un mensaje muy claro a sus detractores, especialmente para
aquellos que desde el gobierno manipulan el poder de las agrupaciones y para quienes se alarman con el
crecimiento que a través del programa 1X1X1 tiene su organización. “Si quieren que Antorcha desaparezca, que
atiendan las necesidades de los pobres”, suscribió enfático el dirigente nacional precisamente cuando, para
mostrar el músculo del antorchismo en Puebla, atiborraba simultáneamente dos estadios con más de 150 mil
militantes.
Así, pues, enseñando a la gente pobre el poder de trabajar unidos y organizadamente desde el Movimiento
Antorchista Nacional, estableciendo procesos de gestión efectiva para aterrizar recursos federales adicionales
para obra pública, mediante la vinculación de los diputados antorchistas en el Congreso de la Unión con los
alcaldes de la zona, y exaltando en su militancia los valores nacionalistas que tienen y deben preservar desde
Antorcha Cultural, es como esta organización consolida su liderazgo regional.

ALIANZA CON LOS POBRES
El Movimiento Antorchista tiene un largo historial de pactos con el Partido Revolucionario Institucional,
puntualmente cuando se trata de apoyar campañas para ganar elecciones, sin embargo no es el único partido
con el que hace alianzas. El factor de sus acuerdos siempre ha sido un pliego petitorio en cuyas cláusulas se
demanda resolver las prioridades de los pobres.
Más claramente dicho, aunque no precisamente con propósitos electorales, la dirigencia antorchista pacta con el
poder latente, de cualquier color e ideología, y lo hace cuando se trata de aterrizar proyectos de inversión que
beneficien a la gente pobre, generalmente a su militancia.
Luego entonces no es una organización neutral. Vale recordar que desde el 2015 el Maestro Aquiles Córdova
habla fuerte y quedito de convertir al movimiento en un partido político. Eso pone a pensar a las dirigencias
partidistas de todos colores, porque Antorcha es una organización autosuficiente, políticamente autónoma y con
esquemas de adoctrinamiento eficaces.
El asunto es, pues, que cada día hay más gente de las comunidades que se suma al antorchismo y ese efecto en
Tlatlauquitepec reorganiza los factores por los cuales se evalúan las fuerzas vivas del municipio, incluso por la
expansión geográfica que tiene en las comunidades, algunos analistas ya le miran como el fiel de la balanza en
las elecciones del 2018, al considerar que el sentido que tenga el llamado “voto verde”, que es el de las
secciones rurales, influirá significativamente en el resultado de los próximos comicios.

GRACIAS TRUMP
Ahora que hablamos del nacionalismo de Antorcha y sus agentes motivadores, es necesario reconocer que
nadie en México pudo hacerlo mejor que Donald John Trump, a quien le debemos el redivivo nacionalismo que
hincha los pechos de quienes ahora entonan alegres las notas del himno nacional, se pintan banderas tricolores
con el águila estilizada y presumen tatuajes de la Virgen de Guadalupe.
El racismo en Estados Unidos no es cosa nueva. Allá es práctica común. Que los gringos sean racistas, al margen
de la moral y los tratados de convivencia cosmopolita, es cosa de ellos, están en su tierra. El gringo odia a los
negros, a los chinos y a los hindúes, pero convive con ellos. A los mexicanos, no tanto, a esos más bien los
desprecia.
En este escenario lo que no está bien, si así es posible decirlo, es que el mexicano en Estados Unidos sea racista.
Es casi imposible no reaccionar ante el malinchismo de aquellos mexicanos que se fueron de arrimados al país
del norte y, más allá del mimetismo que los protegía de las autoridades migratorias, con el tiempo la simulación
los convierta en gringos-gringos, y tan estadunidenses se sientan que ya miran por encima del hombro a otros
mojados y los delaten.
Por ello la gente de la región que se quede aquí, y con Trump en el poder es muy seguro que muchos declinen
irse tras el mitológico “sueño americano”, también será una veta de poder para el antorchismo, cuya militancia
en las comunidades tlatlauquenses, más nacionalista y mucho muy mexicana, levanta el puño entonando esa
pegajosa consigna que ya se oye en muchos lados: “Que viva, que viva, Antorcha Campesina.”
***
Hasta la próxima. Le dejo un abrazo y mis sinceros deseos de que sea feliz en estas fiestas decembrinas.